Dolor de ciática: ¿Cómo aliviarlo sin cirugía?

5/5 (2)

La ciática describe el dolor que se irradia hacia la parte posterior del muslo y hacia la parte inferior de la pierna. Puede ser causada por la irritación de uno o más de los nervios espinales inferiores. El dolor puede ser leve o severo, y con frecuencia se desarrolla como resultado del desgaste en la parte inferior de la columna vertebral.

La buena noticia es que la ciática generalmente se alivia con métodos conservadores en cuestión de semanas y sin necesidad de cirugía. Trabajar para mejorar la fuerza de la espalda y el centro mientras aumenta la flexibilidad en las caderas y la parte inferior del cuerpo reducirá significativamente las posibilidades de experimentar dolor lumbar y otros síntomas de la ciática.

En este artículo, describimos los síntomas, factores de riesgo y los tratamientos alternativos para aliviar el dolor de ciática.

¿Cuáles son los síntomas del dolor de ciática?

Los síntomas de la ciática pueden variar desde un dolor leve hasta un dolor insoportable que se irradia a lo largo de la vía del nervio ciático, que va desde la parte inferior de la espalda hacia abajo pasando las caderas y hacia cada pierna.

Estos síntomas pueden incluir entumecimiento, sensación de hormigueo o debilidad muscular que irradia por la parte posterior de tu muslo y dentro de la pantorrilla o el pie.

A menudo es peor al toser o estornudar.

Por lo general, las personas afectadas con ciática experimentarán síntomas en un solo lado del cuerpo. (1) Aunque el dolor puede ser severo, la ciática se puede aliviar con mayor frecuencia mediante terapia física, quiropráctica y masajes, mejoras en la fuerza y flexibilidad, y la aplicación de calor y compresas de hielo.

Ciertos síntomas son únicos dependiendo de la causa subyacente de la ciática. Por ejemplo, doblar el cuerpo hacia atrás o caminar más de una distancia corta a menudo desencadena síntomas cuando la causa es la estenosis espinal. Doblar el cuerpo hacia adelante puede desencadenar síntomas si la causa es un disco herniado lumbar.

Síntomas de la ciática para cada raíz nerviosa

La columna lumbar tiene dos raíces nerviosas: L4 y L5. Además, hay tres nervios que tienen su origen en el sacro (S1, S2 y S3).

Estos nervios forman el nervio ciático y luego se ramifican nuevamente dentro de la pierna para proporcionar funciones motoras y sensoriales a destinos específicos en la pierna y el pie.

Los síntomas de la ciática varían según el lugar donde se encuentra comprimido el nervio o la raíz nerviosa.

Los síntomas de la ciática que afectan a la L4 generalmente traen consecuencias sobre el muslo. Es probable que sientas debilidad al enderezar la pierna y puedes tener un reflejo rotuliano disminuido.

Los síntomas de la ciática que afectan a la L5 pueden extenderse al dedo pulgar del pie y al tobillo (llamado caída del pie). En este caso, es probable que sientas dolor o entumecimiento en la parte superior del pie, particularmente en la zona de la piel entre el dedo pulgar y el segundo dedo del pie.

La ciática que afecta a la S1 trae consecuencias sobre la parte externa del pie, que puede irradiarse al dedo meñique del pie o los dedos de los pies. En este caso, puedes experimentar debilidad al levantar el talón del suelo o tratar de pararte de puntillas. El reflejo del tobillo también puede verse reducido.

Como se puede comprimir más de una raíz nerviosa, puedes experimentar una combinación de los síntomas anteriores.

Dolor de ciática que requiere atención médica urgente

En ciertas ocasiones, el dolor de ciática que empeora rápidamente puede requerir cirugía inmediata. Si presentas los siguientes síntomas, recurre a tu médico de forma urgente:

  • Síntomas que no ceden y se intensifican, lo que puede indicar un posible daño nervioso, especialmente si los síntomas progresivos son de tipo neurológico (como debilidad en las piernas).
  • Los síntomas que afectan ambas piernas (llamado ciática bilateral), o que causan alteraciones de la vejiga o intestino o sensación alterada en el área genital o “área de silla de montar”, pueden indicar el síndrome de la cola de caballo. El síndrome de la cola de caballo es una compresión aguda de una o varias raíces nerviosas y puede causar parálisis.
  • Dolor de ciática que ocurre después de un evento traumático, o si aparece en conjunto con otros síntomas como fiebre o pérdida del apetito.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar dolor de ciática?

Hay muchos factores que pueden dejar susceptible a la ciática, que afecta tanto a los atletas como a los que son menos activos.

Las personas que llevan un estilo de vida sedentario tienen más probabilidades de desarrollar dolor de ciática que las personas activas. Sin embargo, los atletas de resistencia también son propensos a experimentar dolor de ciática en músculos con exceso de trabajo y rigidez.

La edad también es un factor importante, ya que aquellos entre las edades de 30 y 60 a menudo experimentan degeneración relacionada con la edad en su columna vertebral, incluidos discos herniados, espolones óseos y disfunción articular en las caderas.

La obesidad y la diabetes son otros contribuyentes comunes, según la Clínica Mayo.(2)

Algunas condiciones médicas están asociadas al dolor de ciática:

  • Disco deslizado o herniado: Cada disco entre las vértebras tiene dos partes: una parte interior suave y gelatinosa y un anillo exterior resistente. Una lesión o debilidad puede hacer que la parte interna del disco sobresalga por el anillo exterior. Esto se conoce como un disco deslizado, herniado o prolapsado. Esto causa dolor e incomodidad. Si el disco deslizado comprime uno de tus nervios espinales, también puedes experimentar entumecimiento y dolor a lo largo del nervio afectado. En casos severos, puede requerir cirugía para extraer o reparar el disco deslizado.
  • Espondilolistesis: La espondilolistesis es una afección espinal que afecta a las vértebras inferiores (huesos espinales). Esta enfermedad hace que una de las vértebras inferiores se deslice hacia adelante sobre el hueso directamente debajo de ella. Es una afección dolorosa pero tratable en la mayoría de los casos.
  • Radiculopatía: Se trata de un nervio pinzado en la columna vertebral. Ocurre con cambios en los huesos y el cartílago circundantes por el desgaste, o por una lesión. Estos cambios pueden causar presión en la raíz nerviosa. Una raíz nerviosa es la parte de cada nervio espinal que sale de su médula espinal y pasa a través de una abertura en su columna vertebral. Cuando sus raíces nerviosas están comprimidas, pueden inflamarse y causar entumecimiento, debilidad y dolor.
  • Embarazo

¿Cómo aliviar el dolor de ciática?

¿Cómo aliviar el dolor de ciática?

Un fisioterapeuta puede ayudarte a determinar si la ciática puede aliviarse mediante métodos conservadores como ajustes quiroprácticos, estiramientos estáticos y terapia de frío.

La mayoría de las personas responde bien a las técnicas simples e indoloras en cuestión de semanas. Los ajustes quiroprácticos y la terapia de masaje pueden ayudar a mejorar la alineación de la columna vertebral y abordar otras afecciones subyacentes a la vez que mejoran la circulación sanguínea y la relajación muscular.

El dolor leve también se puede tratar con la aplicación de calor y frío.

Mientras que algunos médicos pueden recomendar la cirugía como tratamiento para el dolor de ciática después de que las medidas no invasivas han fallado, los expertos dicen que no siempre es la mejor opción para todos.

De hecho, según la Clínica Cleveland, casi el 50 por ciento de las personas con dolor de ciática informan que sus síntomas mejoraron en el transcurso de un año y medio después del diagnóstico. (3)

Los tratamientos no quirúrgicos pueden incluir un período de recuperación más largo. Sin embargo, la cirugía tiene sus propios riesgos, que incluyen infección y coágulos de sangre.

Es importante hablar con tu médico acerca de tu dolor de ciática para determinar qué tratamiento es mejor para tí.

Mejorar la fuerza del core y la espalda

La musculatura alrededor de la columna vertebral y el abdomen puede estar débil o demasiado contraída, lo que impide que soporte adecuadamente tu cuerpo según sea necesario.

La postura deficiente y los músculos comprometidos pueden afectar la alineación de la columna vertebral, lo que aumenta el riesgo de dolor lumbar y ciática.

Los ejercicios suaves de fortalecimiento que apuntan a tu núcleo y espalda mejorarán tu postura y tu capacidad para responder al estrés, reduciendo la probabilidad y la gravedad del dolor de espalda.

Mientras te estás recuperando del dolor de ciática, es posible que desees evitar ejercicios de alto impacto, como correr y ejercicios pliométricos. (4)

Aumentar la flexibilidad de la cadera y los isquiotibiales

Los isquiotibiales rígidos, los glúteos y las caderas pueden alterar tu postura y aumentar el estrés en la parte baja de la espalda, lo que puede contribuir al dolor de ciática.

La mayoría de los tipos de dolor de ciática se beneficiarán significativamente de una rutina de estiramiento que se orienta a las caderas y los isquiotibiales y alivia el músculo piriforme excesivamente inflamado.

El piriforme es un músculo pequeño que se adhiere a la base de la columna vertebral y se extiende justo por encima del nervio ciático.

La inactividad prolongada o estar mucho tiempo sentado comprime el piriforme sobre el nervio ciático, lo que puede provocar agravamiento y dolor.

Puedes revertir los efectos de la estrechez de caderas y los isquiotibiales mediante la adopción de una simple rutina de estiramiento o la incorporación de yoga en tu régimen general de ejercicios.

Quiropráctica, masajes y tratamientos de acupuntura

Los tratamientos alternativos para el dolor de ciática también pueden proporcionar cierto alivio del dolor.

Un quiropráctico puede ajustar tu columna vertebral de una manera que aumente el movimiento espinal, lo que mejora la función de la columna y disminuye el dolor.

El tratamiento quiropráctico también puede aliviar el dolor de espalda inferior causado por la ciática, pero es menos efectivo para el dolor irradiado.

Es probable que tengas músculos contraídos como resultado del dolor de ciática. El masaje puede ayudar a relajar los músculos, aliviar el dolor y mejorar la movilidad y la flexibilidad.

Algunas investigaciones sugieren que la acupuntura puede ayudar a aliviar el dolor de ciática. (5)

Si estás interesado en la acupuntura, asegúrate de visitar a un profesional autorizado.

Terapia de calor y frío

Cuando comienzas a experimentar dolor de ciática, aplicar una compresa fría puede proporcionar un gran alivio.

Envuelve una compresa fría o una bolsa de guisantes congelados en una toalla limpia, y aplícalo en la zona dolorida varias veces al día durante hasta 20 minutos cada vez.

Si tu ciática todavía te molesta después de unos días, puede ser útil intentar aplicar calor. Aplica una lámpara de calor en la zona más baja, un paquete de calor o una almohadilla térmica en el área dolorida.

Si el dolor persiste, intenta alternar entre paquetes fríos y paquetes calientes

Preguntas Relacionadas

¿Es posible aliviar el dolor de ciática sin medicamentos?

La terapia física a menudo es la primera línea de tratamiento para el dolor de ciática. Sin embargo, si tus síntomas no mejoran, tu médico puede recomendarte tomar medicamentos.

Los tipos más comunes de medicamentos recetados para el dolor de la ciática incluyen:

  • antiinflamatorios
  • relajantes musculares
  • narcóticos
  • inyecciones de esteroides epidurales
  • antidepresivos tricíclicos
  • medicamentos anticonvulsivos

 

¿Cómo se diagnostica el dolor de ciática?

El médico clínico puede indicar una consulta con el especialista traumatólogo. Este a su vez analizará los síntomas y puede indicar una tomografía o resonancia magnética con el fin de visualizar las vértebras y los nervios para hacer un diagnóstico preciso.

 

¿Cuáles son los estiramientos que se pueden hacer para aliviar el dolor de ciática?

Aquí hay dos maneras de estirar el músculo piriforme y aliviar el dolor:

Estiramiento 1

Acuéstate de espaldas con ambas rodillas dobladas y los pies en el suelo.

Levanta una pierna y cruza justo por encima de tu rodilla.

Sujeta el muslo de la pierna con el pie en el suelo y tira de tu pecho hasta que puedas sentir el estiramiento en las nalgas.

Mantén durante 10 a 30 segundos.

Repite en el lado opuesto.

Estiramiento 2

Acuéstate de espaldas con ambas piernas estiradas.

Mantén una rodilla con tu mano opuesta y tira de tu rodilla hacia arriba y hacia el hombro opuesto.

Mantén durante 10 a 30 segundos.

Repite en el lado opuesto.



 

Fecha Modificada - 19/07/2018

Por favor, puntúe esto


Deja un comentario